3 agosto, 2020
Open Banking y APIs: ¿un asunto legislativo o tecnológico en la banca?

¿Regulación o tecnología? Estos dos conceptos hoy se enfrentan al hablar de apertura de APIs y Open Banking en el sector bancario de América Latina

Imagen
Por: Fabiola Seminario

 

Pese a que la transformación digital es un proceso que se ha acelerado en los últimos años, más aún en los últimos meses debido a los efectos del nuevo Coronavirus, las regulaciones de Banca Abierta (Open Banking) en la región caminan a un ritmo mucho más lento de lo esperado.

Hasta ahora sólo se han visto iniciativas puntuales como la promulgación de la Ley Fintech en México, o el despliegue de banca abierta que se está preparando en Brasil para los próximos meses.

En opinión de Carlos Figueredo, CEO de Open Vector, consultora en el desarrollo de Open Banking en Reino Unido y Latam, esta situacion sucede porque los bancos de la región ven a la Banca Abierta como otro marco regulatorio y una obligación que deben cumplir, cuando eso no es así.

“Esto es una oportunidad de vida o muerte para un banco. Este es el momento para que una institución entienda la oportunidad comercial y estratégica que significa usar Open Banking,” comenta Figueredo.

A su juicio, la banca abierta en Latinoamérica será un asunto manejado por los entes reguladores, por lo que es necesario que exista un componente del mercado financiero que apoye este tipo de iniciativas, tal y como ocurre en Brasil y Chile. Todo ello acompañado por un fuerte proceso de transformación digital del sistema financiero tradicional.

“Aunque haya un interés hasta cierto punto del regulador, el tema viene por una transformación digital. Lamentablemente estamos aprendiendo la lección a través del COVID-19, donde el mercado se ha visto forzado a modificar su forma de trabajar para traer productos y servicios diferentes,” afirma el experto.

También te puede interesar: La banca abierta cambia las reglas para las fintechs brasileñas

 

¿Oportunidad perdida?

Asimismo, explica que el comportamiento poco ágil del sector bancario frente al nuevo escenario de Banca Abierta implica muchos retos que se deben cumplir desde ya, los cuales van desde la transformación de la estructura tradicional de una institución con productos de adentro hacia afuera, hasta un uso óptimo del almacenamiento de datos.

Para Figueredo, Open Banking se trata de una estructura dirigida por el mercado donde varias instituciones comparten información estandarizada bajo un formato, estructura y seguridad homogéneos, para que así las fintech y los bancos puedan consumir la información y crear nuevos productos y servicios.

“Si el banco no quiere ver esa oportunidad y quiere quedarse como uno tradicional, va a desaparecer como lo conocemos. Entonces va a pasar a ser el refrán que dijo Bill Gates hace unos años: ‘No necesitamos a los bancos, necesitamos la banca’,” acota.

El CEO de Open Vector recalca que las entidades bancarias todavía siguen viendo de forma “negativa” el hecho de compartir información de sus clientes, obstaculizando así la oportunidad de utilizarla “para el propio bien del banco”.

“Recordemos que los bancos han tenido la data de sus clientes desde sus inicios. Estamos hablando, en algunos casos, de hasta cientos de años. Pero el banco no ha sabido qué hacer con ella. No ha tenido la apertura para entender la data de un cliente y solo la ve como data en masa,” comenta el CEO de Open Vector.

Un lamentable error, si se toma en cuenta que, según datos expuestos en la conferencia sobre Banca Abierta en Latinoamérica, el 67% de los clientes financieros dicen que compartirían más datos con los bancos a cambio de nuevos beneficios.

También te puede interesar: IA y banca abierta: prioridades de los bancos en el 2020

 

La situación de API en América Latina

Como ya se ha mencionado, en la región, históricamente, la Banca Abierta arrancó con la Ley Fintech de México, específicamente con el artículo 76. Desde entonces se reconoció un proceso de innovación muy grande que debía regularse. Más tarde, el enfoque legislativo llegó a Brasil.

En torno a este marco de leyes, que aún carece de especificidad y vigencia, muchas entidades se han mostrado dispuestas a la apertura de sus API, pero ¿es ello suficiente?

Para Ximena Aleman, cofundadora de Prometeo, plataforma de banca abierta latinoamericana, si bien el regulador ha hecho que la apertura de API sea obligatoria en mercados como Europa, México y Brasil, este es un proceso que es más tecnológico que regulatorio.

“Los bancos, para poder innovar, necesitan empezar a interoperar a través de ellos, funcionar de forma conectada, como en cualquier ecosistema en el siglo XXI, y este es un proceso 100% tecnológico,” asegura.

Aleman coloca como ejemplo el caso de Estados Unidos donde, hasta la fecha, no existe una legislación de banca abierta, pero todos los bancos tienen abiertas sus API. Una iniciativa que, en su opinión, resulta del constante cambio tecnológico, porque “para innovar, brindar mejores productos y servicios, y tener más usuarios, se necesita poder operar con la información financiera que tienen otros bancos.”

De igual forma, considera que el hecho de que un banco disponga de una suite de API preparada para tenerla a disposición del mercado, no significa que tenga abierta sus APIs.

“Esa no es la génesis del Open Banking, la génesis es que cualquier usuario pueda decidir con qué servicios comparte su información. Ese usuario tiene que tener la potestad de compartir su información con cualquier tercero que quiera conectarse a ella, sin que medie la voluntad de un banco en particular,” agrega.

También te puede interesar: Schettini de Itaú: El triple obstáculo de banca abierta

 

Cambios rápidos

Sobre este punto, la cofundadora de Prometeo sospecha que aún no hay un actor en el mercado que haya aprovechado al máximo la apertura de API, ya que todavía hay un componente muy personal sobre las decisiones que se toman en materia de innovación.

“Hoy por hoy todos viven en la incertidumbre. Los procesos de cambio son tan drásticos y tan cortos en cuanto a lapsos de tiempo, y si uno es muy conservador, pierde. Creo que esta situación de pandemia ha dejado en claro que las organizaciones que demoran en tomar decisiones y adaptarse a nuevos entornos, son las que se ven más perjudicadas,” subraya.

Por otro lado, desde la mirada de la consultora Open Vector, las fintech y bigtech son quienes están tomando la delantera en este terreno. Este segmento del mercado, a su parecer, ya se encuentran generando productos de valor en base a ellas.

“Los bancos podrían rápidamente también establecerse. Estamos viendo algunos bancos que están queriendo aprovechar las APIs para empezar a crear productos y servicios, pero todavía no se ha visto una misma apertura de estrategia y comercialización como las mismas fintech están haciendo en este momento. Todavía los bancos, en su mayoría, no se han embarcado en la misma estructura,” refiere Figueredo.

También te puede interesar: CoDi: Citibanamex alista centros de data para oportunidad

 

Citibanamex: A la espera de interoperabilidad

Citibanamex reconoce la importancia de las APIs en el sector bancario y sus múltiples beneficios, tales como bajo costo, rapidez, eficiencia, seguridad y estabilidad.

“Con o sin regulación estaríamos donde estamos en la parte interna, lo haríamos igual,” afirma Tiago Spritzer, director ejecutivo de tecnología de este banco.

A la fecha, Citibanamex hace uso de esta herramienta para autenticación de usuarios y account statement, originando cada día 28.6 millones de transacciones que pasan por sus APIs. Actualmente, ambos tipos de API están abiertas para clientes, como una startup de transporte, cuyo nombre no fue revelado, que ofrece este servicio para el pago de choferes.

“Esta startup se conecta con el banco, gracias a la misma API que autenticamos con el cliente. Así obtiene sus pagos por esta vía, y eso permite, por ejemplo, que la startup pueda ofrecer a los choferes la capacidad de pagar por instant payment en el momento que quieran. Gracias a la API el propio chofer puede iniciar su proceso de pago y nosotros hacemos el pago directamente en su cuenta,” explica Spritzer.

Refiere que Citibanamex ha desarrollado internamente sus propias API, y hoy están a la espera de una legislación “específica” para poder trabajar la interoperabilidad bancaria en México.

Al respecto, advierte que “si cada uno de nosotros [los bancos] vamos a exponer una API, la que sea, en un idioma, otro banco la va a poner en otro idioma, y otro institución la coloca con otras especificaciones, la situación se complicaría. Por eso es muy relevante para nosotros tener las definiciones cuanto antes para tener interoperabilidad entre los bancos.”

¿Te interesó esta nota? Obtén las últimas noticias sobre tecnología bancaria en LatAm cada semana en iupana

Suscríbete al Boletín
Nuestro boletín gratuito te ofrece noticias y análisis de tecnología aplicada al sector financiero y bancario de América Latina cada lunes. Ejecutivos de los bancos y empresas de tecnología más grandes de la región ya lo reciben. Deja tus datos de contacto aquí para suscribirte
Español English Português

Próximos Webinars