16 diciembre, 2019
Schettini de Itaú: El triple obstáculo de banca abierta

Los bancos brasileños enfrentan una serie de desafíos para lidiar con la banca abierta, luego de que el Banco Central publique planes para regulaciones bancarias abiertas, dice Márcio Schettini, director general de banca minorista de Itaú

Imagen
Por: Roberta Prescott

 

Los bancos más grandes de Brasil se están preparando para un importante cambio de mercado luego de que el Banco Central publicara sus reglas planeadas para la banca abierta a finales del mes pasado.

Se espera que las regulaciones de intercambio de datos, que se introducirán gradualmente a partir del segundo semestre de 2020, constituyan una ventaja para startups de fintech, ya que obligan a los bancos a compartir los datos de las transacciones de sus clientes. Para los bancos, el panorama competitivo está a punto de cambiar drásticamente.

Márcio de Andrade Schettini, director general de banca minorista de Itaú Unibanco, dijo que el banco enfrenta la tarea de desarrollar procesos internos y adaptar su tecnología para convertirse no sólo en un proveedor de información a través de APIs, sino también para desempeñar un papel como un agregado de valor y un proveedor de nuevas soluciones.

“Un segundo desafío es entender lo que significa trabajar en este nuevo ecosistema con más socios. Nosotros tenemos que aprender a tratar con nuevas contrapartes y los riesgos que conlleva,” dijo.

“Y un tercer reto es entender cuáles son las nuevas necesidades de nuestros clientes.”

Lee también: Banca abierta pone en la mira a los gigantes de la banca brasileña

La banca abierta entra en foco

El Banco Central del Brasil define la banca abierta como el intercambio de datos, productos y servicios por parte de las instituciones financieras y otras instituciones autorizadas, a través de una infraestructura informática integrada que garantiza la seguridad y la conveniencia. Los individuos deben dar su consentimiento antes de compartir sus datos.

El Banco Central está dando cierto margen al mercado para elaborar los puntos operativos más finos mediante un mandato de autorregulación. Pero el BCB supervisará dicha autorregulación, para disminuir los conflictos de intereses y asegurar que la banca abierta alcance su máximo potencial y beneficio.

El regulador pretende empezar a desarrollar la banca abierta tan pronto como en el segundo semestre de 2020. Los bancos más grandes, incluyendo Bradesco, Itaú, Banco do Brasil, Caixa Económica Federal, Santander, Banrisul, Citibank, estarán obligados a participar desde el principio.

“La banca abierta representa un gran progreso; y será posible debido a una serie de cambios institucionales”, dijo Henrique Meirelles, quien fue ministro de economía bajo Michel Temer y jefe del Banco Central de Brasil en el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, en un discurso en un evento de banca abierta organizado por FAS Advogados’ a principios de este mes.

El principal objetivo de la banca abierta es fomentar la innovación, estimular la competencia, ayudar a la eficiencia del sistema financiero y promover la inclusión, dijo João Manoel Pinho de Mello, director de Organización del Sistema Financiero y Resolución en BCB.

“Los detalles son importantes,” destacó Pinho de Mello en el evento FAS, señalando una consulta pública sobre las normas previstas, las cuales estarán abiertas hasta el 31 de enero. “A partir de esas interacciones, produciremos un sistema bancario abierto que seguramente proporcionará productos financieros mucho mejores – y más baratos,” él dijo.

¿Deseas más reportes específicos sobre los desarrollos tecnológicos de los bancos de América Latina? Únete a los líderes mundiales en tecnología financiera que leen el boletín semanal de iupana

“Credibilidad” en la banca abierta

Pinho de Mello señaló que un pilar importante de la banca abierta es la Ley General de Protección de Datos de Brasil (LGPD en portugués). Esta ley fue aprobada en agosto de 2018 y entrará en vigor en agosto de 2020.

“La LGPD establece el principio de que los datos personales son propiedad del individuo. En ocasiones pueden estar en manos de cualquier entidad del mercado, pero son de la persona y, con su consentimiento, pueden y deben compartirse con los proveedores de servicios financieros. Este intercambio tendrá lugar en un entorno regulado,” explicó Pinho de Mello.

La LGPD daría credibilidad a la banca abierta, dijo María Beatriz Pellegrino, directora legal de Visa para Brasil y la región andina: “Si los consumidores se sienten inseguros, probablemente no aceptarían la banca abierta como es de esperar, a pesar de que Brasil es un país de early adopters por naturaleza. Pero es tarea de todos los jugadores explicar la banca abierta y demostrar sus beneficios.”

La implementación gradual de la banca abierta y el énfasis en la autorregulación fueron positivos, sostuvo Pellegrino. Y dijo que la pregunta que muchos ejecutivos han planteado en el pasado – sobre si la banca abierta era una oportunidad o una amenaza – había sido resuelta: “Nosotros estamos viendo la banca abierta como una tendencia. En particular, yo no lo veo como una amenaza y en Visa vemos que habrá nuevas opciones para nuestros clientes,” acotó finalmente.

Lee también: Los bancos brasileños lanzan APIs y estrategias de open banking

Suscríbete al Boletín
Nuestro boletín gratuito te ofrece noticias y análisis de tecnología aplicada al sector financiero y bancario de América Latina cada lunes. Ejecutivos de los bancos y empresas de tecnología más grandes de la región ya lo reciben. Deja tus datos de contacto aquí para suscribirte
Español English Português

Próximos Webinars