28 febrero, 2020
Ley Fintech mexicana: Se posponen las reglas de banca abierta

La novedosa Ley Fintech mexicana se cambiará mientras que las reglas de la banca abierta podrían retrasarse hasta por un año mas

Imagen
Por: Eyanir Chinea

 

El regulador mexicano cambiará la Ley Fintech, buscando aplanar el terreno donde hay irregularidades entre los bancos y las fintechs, según el vicepresidente técnico de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), David López Campos.

Además, los detalles críticos de open banking podrían demorarse hasta un año más, dijo López. 

Las nuevas disposiciones que pondrán norma a las operaciones de Open Banking deberán ser publicadas a más tardar el primer trimestre de 2021 mencionó el funcionario publico.

La fecha límite original para estas dispocisiones fue el primer trimestre de este año.

“Justamente de open banking van a haber emisión de las regulaciones este año,” dijo López. Ya se había publicado las disposiciones secundarias que regulan cómo se debe compartir información de la ubicación de los ATMs. 

“La  semana pasada fue la parte de cajeros automáticos, seguramente este año cuando mucho el primer trimestre del año que entre, estarán listas.”

Obtén las últimas noticias sobre tecnología financiera en LatAm cada semana en iupana

Reciprocidad de la Ley Fintech en la mira

Cuestionado sobre la obligación legal que tienen las entidades financieras e instituciones fintech de compartir los datos crediticios y bancarios que albergan de sus clientes, sin que exista una obligación bilateral de retornar dichos datos luego de procesados, López reconoció que la ley está siendo revisada.

Los bancos, en algunos casos, también pueden abrir cuentas en dólares, mientras que los emprendimientos fintech lo tienen expresamente restricto, entre otros aspectos que las empresas fintech han denunciado como arbitrarios.

“Vienen disposiciones secundarias que muchas veces tienden a detallar aspectos de la ley,” dijo López.

“Pero la propia Ley va a tener modificaciones hacia adelante, y tenemos que evitar justamente esos arbitrajes que pudiera haber entre dos sectores distintos. La Ley Fintech está sirviendo también para voltear hacia atrás y ver justamente aspectos que no habíamos regulado en la banca tradicional, y va poniendo el piso para ello”, explicó el vocero en un panel en el encuentro Finance Disrupted LatAm, organizado por The Economist.

Desde su trabajo previo y publicación en 2018 la ley ha levantado diferencias de opiniones. Los bancos aducen que los nuevos modelos disruptores deben cumplir con la misma carga regulatoria que ellos, pues manejan dinero y activos del público. Por su lado, los emprendimientos consideran que por su tamaño, limitado músculo financiero y novedad, la burocracia excesiva podría significar su extinción -incluso antes de nacer-.

“La Ley Fintech indudablemente cuando nació, y pasa con todas las leyes, había un ambiente determinado. De hecho la autoridad no tenía conocimiento de todas las empresas que iban trabajando y de todas las que iban a venir, y por eso, estamos ya pensando en los cambios que debería tener,” agregó López, quien adelantó que las esperadas disposiciones que regularán el Open Banking están en elaboración.

“La Comisión (CNBV), y no es la primera vez que lo hace, está revisando la experiencia internacional. Incluso se discute en Basilea, en los grupos de supervisión y regulación, cuál es la mejor práctica, el estándar más utilizado, porque hay países, como UK, que ya han tenido esta experiencia, y lo han logrado y lo han logrado bien. Entonces, a lo largo de este año y principios del que entra, vamos a tener prácticamente todo emitido y funcionando”, agregó.

También te puede interesar: IA y banca abierta: prioridades de los bancos en el 2020

 

Facilita inversión en fintech mexicana

El regulador ha dicho que la Ley Fintech está lejos de estar escrita en piedra.

“Es un marco regulatorio muy amplio, para un sector muy cambiante,” consideró en el marco del foro Vanessa Rubio, senadora y quien fue subsecretaria de Hacienda entre 2016 y 2018, período en el que trabajó directamente en la redacción de la ley. 

El sector fintech mexicano es el de segundo mayor tamaño en Latinoamérica, después de Brasil.

En 2019 el sector acumuló 2,6 billones de dólares en inversiones en toda la región. Brasil se llevó un 70% de esa torta, mientras que México un 20%, según datos de la consultora global Deloitte.

Los sectores que más captaron capital fueron los neobancos, mientras que las iniciativas de crédito siguen siendo muy importantes, con un 30% de los levantamientos. Le siguen las iniciativas de pagos.

“A medida que vaya creciendo el sector del lending, habrá mayor interés de fondos de capital privado, que hoy todavía, por el monto de las inversiones, no han mostrado interés,” dijo Juan Laresgoiti, líder de fintech para LatAm de Deloitte. 

También te puede interesar: Schettini de Itaú: El triple obstáculo de banca abierta

Suscríbete al Boletín
Nuestro boletín gratuito te ofrece noticias y análisis de tecnología aplicada al sector financiero y bancario de América Latina cada lunes. Ejecutivos de los bancos y empresas de tecnología más grandes de la región ya lo reciben. Deja tus datos de contacto aquí para suscribirte
Español English Português

Próximos Webinars