1 junio, 2020
Fintechs navegan una ruta compleja por COVID

Para muchas fintechs, la pandemia ha proporcionado nuevos clientes y mas proyectos pero al mismo tiempo tienen opciones complicadas para levantar capital

Imagen
Por: Fabiola Seminario

 

Mientras se alargan las cuarentenas, y se vuelven cada vez más negativas las expectativas económicas, las fintechs latinoamericanas enfrentan un escenario complicado – pero no del todo negativo.

Por ejemplo el caso de Atrato Pago, una fintech mexicana que presta a PYMES. El equipo logró cerrar una alianza de “varios millones de dólares” con otra empresa – 100% de forma remota.

“La cerramos hace dos semanas y ya estamos en los preparativos para implementarla,” cuenta Rogelio Rea, Co-Founder & CEO de la fintech.

“Lo más interesante es que todo fue virtual. La conversación empezó durante la contingencia y fue muy interesante, algo sin precedentes cerrar un acuerdo de ese tamaño en medio de una crisis.”

Pese al buen panorama que los acompaña, Rea concuerda en decir que “todos los procesos de levantamiento de fondeo van a ser muy complicados” este año.

Aun así, las expectativas son altas y esperan cerrar una ronda de inversión para fines de este periodo. De hecho, ya se encuentran trabajando junto a un fondo de deuda donde ya tienen “casi asegurada la parte de inversión”.

Este escenario de altas y bajos, totalmente impredecibles hace tan solo unos meses, es parecido al panorama que enfrentan muchas fintechs en la región. Es por ello que las colaboraciones, consolidación e inversiones, serán puntos importantes para muchas fintechs a seguir adelante.

La temporada de crisis, producida por el coronavirus, se extenderá hasta septiembre de este año, seguida de una lenta recuperación que oscila entre 12 a 18 meses, según un informe de Finch Capital. A causa de eso, el capital para invertir en el sector fintech será limitado en los próximos años, lo que conllevará a una competencia agresiva entre neobancos y financieras, prevé la firma de capital de riesgo.

“Específicamente en fintech, estamos viendo inversión por debajo de la tendencia que habíamos observado, pero es muy natural y bueno para el mercado ya que provoca que las ideas realmente buenas, ganen,” comenta Tomás González, gerente de comunicaciones de Oyster, fintech mexicana de cuenta virtual para emprendedores.

Para González, el panorama de inversiones es como una especie de “selección natural”. La competencia y el estrés en el mercado financiero provocará que solo las propuestas más completas sean las ganadoras.

También te puede interesar: Inversión acelera, pero escasos fondos semilla aún desafía a fintechs

 

Fintechs que navegarán con mayor destreza

Las fintech que podrían ver una luz al final de túnel son aquellas que brindan soluciones tecnológicas a instituciones financieras, las de préstamos, comercio e hipotecas, según el estudio de Finch.

En el caso de Oyster, que tiene poco más de un año de operaciones, están enfrentando la temporada de crisis con buen rostro gracias a la alta demanda de tarjetas digitales que lanzaron este año, así como a una ronda de inversión a la que cerraron hace unos meses, según contó González.

“Estamos viendo una muy buena respuesta. En el lanzamiento de nuestras tarjetas, no teníamos proyectado una demanda tan alta de proyectos digitales.”

A fines del 2019, la fintech levantó una segunda ronda semilla de inversión, lo que les permite hoy tener mayor confianza para correr el negocio, al menos 24 meses más. Es así que, buena parte de los recursos de inversión se concentró en incrementar la capacidad del equipo de ingeniería, y engrosar las filas de desarrollo, adquisición y crecimiento.

Para las fintechs de crédito, la caída económica está perjudicando la cartera de créditos. Datos de iupana indican que la tasa de mora a tres meses de préstamos de fintechs a personas subieron con fuerza debido a COVID: de menos de 3% de la cartera en promedio hace un año, a más de 5% en abril de 2020. En las carteras de las fintechs que prestan a PYMES, la tasa ha subido de alrededor del 1% en promedio, a casi 3%.

Sin embargo, el aumento de la demanda, junto con acciones precavidas de estas empresas para minimizar exposición a riesgos, posiciona a las fintechs de crédito para pymes como otro de los sectores que enfrentan la escena COVID-19 con potencial, según Finch.

Atrato es uno que ha recibido un aumento en la demanda. “Estamos creciendo más de 25% mensual en términos de nuevos créditos e ingresos. No hemos visto un deterioro en la demanda,” cuenta Rea.

También te puede interesar: Coronavirus: Fintechs atentas a la creciente demanda de préstamos

 

Colaboración en la crisis

Con el aumento de la tendencia de plataformificación, alianzas y colaboraciones entre fintechs y con bancos siguen siendo relevantes. Sin embargo, no hay indicación de que la crisis cambie las diferencias culturales entre los bancos y las fintechs.

De hecho, el 70% de las fintech no coinciden cultural u organizacionalmente con su socio bancario; además, el valor porcentual se repite respecto a la “frustración” con las barreras del operador tradicional, según un reporte de Capgemini.

La mirada particular de Oyster coincide con esa perspectiva. La “agilidad” que busca el sector fintechversus la banca tradicional, “ha demostrado no tener esa capacidad para responder rápidamente a las necesidades crecientes y nacientes de las pymes mexicanas,” dice González.

“La banca tradicional no se ha preocupado por ofrecer productos de primera calidad para pequeñas y medianas empresas, por lo tanto, yo no veo como algo cercano una alianza de este tipo y puedo ver claramente un choque de culturas.”

González menciona que una posible colaboración con bancos tradicionales no es algo que estén “buscando activamente”; sin embargo, tampoco descartan ninguna alianza en el futuro.

En el caso de Atrato, la colaboración con un banco sí ha tenido una fase experimental, pero también complicada y lenta por la propia burocracia de la banca.

“Yo creo que hay dos cosas principales que detienen la colaboración entre bancos y fintechs: las sinergias, la disposición por colaborar (…). Lo segundo es que hay mucha burocracia, muchos procesos que hacen cada vez más lenta la conversación o cualquier cierre.”

Pero no todas las financieras provienen de la misma escuela. Actualmente, Atrato se encuentra en conversaciones con Banregio para iniciar un piloto de participación de su modelo de negocio, un proyecto que esperan anunciar muy pronto.

También te puede interesar: Los préstamos de PDV están listos para el crecimiento

 

Inversión sigue, pero lenta

Por el lado de la financiación, las fintechs consultadas prevén retrasos, pero saben que la mirada de los inversionistas está puesta en Latinoamérica (marcado por el auge del sector), por lo que consideran esta crisis como un buen periodo para demostrar solidez de negocio y participación en el mercado. Cómo muestra de eso, las rondas de financiación siguen, con inversiones en Zinobe, a55 y ADDI entre ellas anunciadas en mayo.

“Con los progresos que hemos tenido, deberíamos ser capaces de levantar la meta de fondeo que nos hemos propuesto. Ciertamente va a ser más complicado, pero creo que van a relucir las empresas que realmente sean capaces de sobrevivir a una crisis de este tipo,” opina Rea.

Para González también es claro que el criterio de los fondos e inversionistas para elegir a dónde fluye el dinero es más estricto, pero ello también propiciará una dinámica interesante donde “las propuestas más completas serán las ganadoras.”

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal? Haz clic aquí para hacerlo. Cada lunes te enviaremos un informe especial sobre el sector fintech en América Latina. También puedes seguirnos por LinkedIn y Facebook.

Suscríbete al Boletín
Nuestro boletín gratuito te ofrece noticias y análisis de tecnología aplicada al sector financiero y bancario de América Latina cada lunes. Ejecutivos de los bancos y empresas de tecnología más grandes de la región ya lo reciben. Deja tus datos de contacto aquí para suscribirte
Español English Português

Próximos Webinars