Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
escuchar_post
amenidad_post
carrera_liderazgo
recursos
web-story
opinion_post

El futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

enero 26, 2022

Fintech en Perú: nuevas normas abrirían la puerta a gigantes digitales de Latinoamérica

Nov 29, 2021

Por John Quigley
Peru banca digital regulacion
Una regulación propuesta eliminaría el requisito de tener sucursales bancarias para aterrizar en Perú, abriendo la puerta a líderes regionales en fintech como Nubank o Ualá

Con el desarrollo del sector fintech de Perú frenado por la escasez de capital de riesgo, las condiciones pronto podrían madurar para que uno de los principales bancos digitales de la región se adentre en el atractivo mercado financiero del país.

El gobierno de Perú está preparando el terreno para mejorar las condiciones de competencia en la industria al facilitar que los bancos totalmente digitales operen en el país, lo que podría abrir la puerta para que líderes regionales como Nubank o Ualá aterricen en el país.

Los asambleístas están estudiando la propuesta como parte de un paquete de proyectos que el gobierno quiere acelerar al obtener facultades extraordinarias para legislar.

Bajo las reglas actuales, cualquier empresa que quiera una licencia bancaria debe tener la infraestructura física que los bancos han desplegado tradicionalmente para atender a los clientes, como una red de sucursales. Esto supone una barrera para las fintech que operan bajo un modelo totalmente digital; aunque no para las billeteras más exitosas del país, Yape y Plin, que son propiedad de los principales bancos.

Según el gobierno, eliminar el requisito de infraestructura física es un paso importante en el camino para aumentar la competencia en la industria bancaria altamente concentrada de Perú y, por lo tanto, reducir el costo del crédito.

El cambio regulatorio también facilitaría a los bancos existentes expandir sus servicios digitales y sería un obstáculo menos para un neobanco extranjero que quiera operar en Perú, dijo Álvaro Castro, director de Sumara Legal Hub, con sede en Lima.

“Es muy interesante porque abre las puertas a una verdadera banca digital”,

Carlos Rojas, socio fundador de Capia, una firma de gestión de fondos y banca de inversión con sede en Lima, dijo que el país podría ser atractivo para los neobancos extranjeros, ya que las entidades peruanas históricamente han disfrutado de algunos de los retorno de capital más altos de América Latina.

Además, el nivel comparativamente bajo de inclusión financiera del país deja un gran potencial de crecimiento: solo el 43% de la población tenía una cuenta bancaria en 2017, según el Banco Mundial.

“Por todos lados te dan señales, que sí seria el espacio perfecto para que crezcan los bancos digitales”, dijo Rojas. Cuando los bancos digitales regionales como el brasileño Nubank y el argentino Ualá quieran consolidar su expansión, Perú ocupará un lugar destacado en su lista, dada la ausencia de un competidor nacional fuerte en la esfera virtual, aseguró.

El regulador bancario de Perú, la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS), ha adelantado que bancos digitales extranjeros han explorado la posibilidad de establecerse localmente.

Las firmas aún tendrían que solicitar una licencia bancaria de la SBS para operar, y el proceso de autorización generalmente toma de dos a tres años, explicó Castro.

En una respuesta enviada por correo electrónico a preguntas sobre la posibilidad de que se expanda a Perú, Nubank dijo que está enfocado en fortalecer sus operaciones en Brasil, México y Colombia. Asimismo, Ualá dijo que por el momento se está concentrando en Argentina y México, donde está creciendo «día a día».

También te puede interesar: Perú: Regulador autoriza sandbox para modelos innovadores sin considerar a nuevas fintechs

 

Escasez de capital de riesgo para las fintechs de Perú

Si bien los cambios regulatorios propuestos para los servicios bancarios en Perú también podrían beneficiar a cualquier fintech local que busque convertirse en una entidad con productos de ahorro y préstamo, tienen obstáculos locales con los que lidiar.

El desarrollo del sector fintech de Perú se está acelerando y verticales como el cambio de moneda extranjera en línea han proliferado rápidamente en los últimos años, pero muchas empresas digitales se ven frenadas por la escasez de capital de riesgo.

Si bien hay muchos inversionistas ángel para ayudar a crear nuevas empresas, aquellas que desean escalar su negocio no tienen el mismo acceso al capital de riesgo o a fondos privados que sus contrapartes en Brasil o México, señaló Carlo Mario Dioses, el cofundador de Leasein, una fintech que arrienda laptops.

“Siempre hablamos de su potencial pero en realidad, las fintech y startups peruanas todavía están en un proceso de fortalecimiento financiero”, dijo Dioses, quien también es vicepresidente de la asociación de microfinanzas Aprofin. “Esa es la razón por la cual todavía no hay un unicornio peruano, por ejemplo: hay mercado pero está faltando desarrollo de fondeo. Hay poco cultura de inversión de riesgo”.

Ese vacío es otro problema que el gobierno está tratando de abordar. En junio, el banco nacional de desarrollo, Cofide, estableció un fondo de PEN$ 70 millones (US$ 17,5 millones) para apoyar a los inversores que quieran invertir dinero en nuevas empresas locales.

“Hay buenas empresas startup que demoran en levantar porque el peruano no les presta. Para plata seria van afuera, a México, los Estados Unidos, o Argentina, donde sí ponen esos tickets”, agregó Rojas.

E incluso así, los inversionistas extranjeros que no están familiarizados con Perú pueden mostrarse reacios a poner dinero sobre la mesa, por ejemplo, en una ronda Serie A, si no hay una contraparte local que comparta el riesgo, advirtió.

Al gobierno de Perú también le gustaría que el estatal Banco de la Nación invierta en el sector fintech, ya sea mediante alianzas con prestamistas digitales que atienden a pequeñas empresas, comprando parte de su capital e incluso, realizando adquisiciones directas.

El paquete legislativo enviado al Congreso incluye una serie de medidas para ampliar el alcance del banco, con el objetivo final de aumentar la inclusión financiera.

Las propuestas referentes a banca digital deberían obtener un amplio apoyo de los legisladores dado el papel de la industria fintech en la ampliación del acceso a los servicios financieros, dijo Castro de Sumara.

También te puede interesar: Inversión fintech en Latam: Incremento de rondas pone al descubierto su potencial a nivel global

Inversores asustados

Pero el clima político en deterioro de Perú solo está empeorando las cosas para las fintechs que buscan capital para financiar su crecimiento, ya que los inversionistas están preocupados por el impacto de la inestabilidad en las perspectivas económicas del país.

La elección del exmaestro de escuela rural Pedro Castillo como presidente en julio en una plataforma de izquierda radical asustó a la comunidad empresarial y ha empañado las perspectivas de la economía. El Banco Central pronostica un crecimiento cero en la inversión privada para el próximo año.

Y los recientes intentos de la oposición política por remover a Castillo a través de una moción legislativa, añadieron nueva incertidumbre al panorama.

“Hasta tres empresas fintech y startups cuyos financiamiento externos se han retrasado, producto de la coyuntura política, lo cual debilita las estructuras de desarrollo de las startups”, enumeró Dioses.

La fintech peruana B89 destacó el malestar político como una de las razones por las que suspendió su producto de “tarjeta con crédito” a principios de este mes.

B89, el primer neobanco del país, dijo en un mensaje a los clientes que su decisión de suspender temporalmente el servicio se debió a la “actual incertidumbre política y económica” que afecta a Perú. No dijo cuándo se restablecería el servicio. La empresa sigue ofreciendo una tarjeta Visa prepago.

B89 anunció más tarde que su director ejecutivo, Mauricio Alban-Salas, había dejado el mando de la empresa para centrarse en su expansión impulsada por las remesas en los Estados Unidos, como parte de su objetivo a largo plazo de convertirse en un banco digital internacional. Fue reemplazado por la cofundadora Amparo Nalvarte, quien anteriormente fue jefa de desarrollo empresarial.

Las inciertas perspectivas políticas de Perú, aunque potencialmente dificultan la recaudación de fondos, podrían crear oportunidades para las fintechs al hacer que las instituciones tradicionales sean más cautelosos a la hora de expandirse a segmentos más riesgosos y no bancarizados, como las micro y pequeñas empresas.

El nicho de oportunidad para las fintech es justo ese: llenar los vacíos en la cobertura de servicios financieros que dejan los bancos tradicionales, dijo Dioses.

Pero las fintechs que quieran expandirse más allá de una sola vertical y ofrecer múltiples servicios digitales probablemente tendrán que lidiar con bancos internacionales con bolsillos mucho más profundos, como Nubank o Ualá, agregó Rojas.

“Cuando lleguen van a barrer con los locales, con el banco digital que quería ser todo servicio”, dijo.

También te puede interesar: B89, fintech que busca romper el mercado “casi oligopólico” peruano

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal?

Suscríbete a iupana para ser el primero en saber las novedades de banca digital, fintech y pagos en América Latina.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

error: Por favor, respeta nuestro trabajo: La reproducción de nuestros contenidos está estrictamente prohibida.
Processing...
Thank you! Your subscription has been confirmed. You'll hear from us soon.
Las regulaciones fintech están cambiando todos los días
Manténte al día con iupana
ErrorHere