Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
escuchar_post
amenidad_post
carrera_liderazgo
recursos
web-story
opinion_post

El futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

diciembre 06, 2021

Aceleración de M&A en fintech da nuevos aires a rebundling financiero

Nov 8, 2021

Por Fabiola Seminario
M&A Fintech LatAm

Cambios en la dinámica de poder en los servicios financieros están impulsando una ola de reagrupación entre los bancos y las fintechs

 

La tendencia de la reagrupación financiera o rebundling está tomando nuevos aires en América Latina, a través de la aceleración de adquisiciones fintech.

Es una dinámica que está agregando productos a las carteras de las startups (que son cada vez más grandes) y agilizando las operaciones de bancos (que son cada vez más digitales).

“No es un tema de quién se come a quién, sino de entender dónde es mejor cada quién. Será más un asunto de integración, que de sacar del negocio al otro”, señala Daniel Cossío, líder regional de Latinoamérica en Village Capital, una firma de capital de riesgo en Ciudad de México.

En la batalla de los servicios financieros, bancos y fintechs han empezado a darse cuenta que la cooperación es primordial para ofrecerle al usuario las experiencias que demandan y que son el factor determinante para lograr su fidelidad.

Muchas fintechs lograron crecer tomando una parte pequeña de la cadena de valor financiera y haciéndola más amigable y digital. Pero esta entrega de productos dispersa, sufre cuando el usuario exige más de un servicio.

Los bancos, por su parte, han intentado mantener la competencia a raya con oferta variada, tamaño y transformación digital, pero muchos se han tomado su tiempo en hacerlo.

Por eso, el movimiento del rebundling seguirá cambiándole la cara a la industria en los próximos años.

La fintech mexicana Konfío alcanzó en septiembre el estatus de unicornio, en parte, por su estrategia de diversificación y crecimiento, basada en compras. De iniciar como una startup de créditos para pymes, hoy -en menos de una década- se presenta como una plataforma integral que ofrece soluciones de pago, servicios financieros y software de gestión empresarial valuada en US$ 1.300 millones.

También destacan casos internacionales como el de Revolut, que empezó como una vía para manejar gastos de viaje y que a través de integración de productos y servicios se convirtió en un challenger bank con capacidad de ofrecer desde depósitos hasta pagos transfronterizos, y ahora ha puesto la mira en Latinoamérica.

También te puede interesar: Banca vs Fintech en Chile: Los acuerdos y desencuentros

Fintechs buscan escala vía adquisiciones

En la última década las fintechs han elevado su estatus. Gracias a las inversiones récord que acumula la región, muchas han evolucionado de ser pequeños emprendimientos con un puñado de empleados que soñaban ser comprados por un banco grande, a ser compañías tecnológicas con alcance regional y recursos para adquirir otras empresas -incluso bancos- con el objetivo de escalar más rápido.

“La dinámica de poder ya cambió”, considera Cossío. Los nuevos jugadores tienen una posición privilegiada en las discusiones de venture capital, mientras otros tantos planean su salida a bolsa a través de IPO billonarias, agrega.

Y con los bolsillos llenos, el siguiente reto es conseguir licencias para captar nichos hasta ahora exclusivos de la banca tradicional. En eso, las adquisiciones también juegan un papel; un ejemplo es la compra relámpago del ABC Capital en México por parte de Ualá hace unos días.

Pero hay que considerar varios factores.

«Los bancos cargan mucho equipaje”, explica Leila Search, profesional de inversión fintech y sector financiero en International Finance Corporation (IFC), fondo global del Banco Mundial en Washington.

Se refiere a los sistemas de legados, personal, bases de datos y carteras de préstamos de los bancos. Si una fintech está buscando comprar una entidad para hacerse de su licencia y acceder a nuevos verticales, deberá evaluar antes si absorber ese “equipaje” podría ralentizar sus procesos.

Una estrategia que pueden seguir los disruptores es mantener y operar varias licencias al mismo tiempo, con el fin de abarcar mayor terreno, destaca Search.

Es decir, pueden utilizar la licencia bancaria lograda a través de adquisición para colocar productos “muy maduros” (como cuentas de ahorro o débito) y usar sus permisos fintech para continuar innovando y probando herramientas, incluso en espacios de sandbox regulatorios.

En México, por ejemplo, Nubank compró una sociedad financiera popular (y su licencia), lo que le permitirá captar dinero de ahorristas y mejorar su oferta de crédito. Es un paso que acercará al neobanco a convertirse en un supermercado financiero.

También te puede interesar: Bancos y fintechs van de compras para competir en un mercado cada vez más caliente

Bancos buscan agilidad

Los bancos, por su parte, no tienen una necesidad urgente de reagruparse, pues la mayoría cuenta con escala; pero sí de invertir en tecnología para agregar nuevos servicios. Y si bien algunas entidades han apostado por transformar su negocio desde adentro, las fusiones forman parte de una visión estratégica para alcanzar la transformación digital.

En este sentido, una solución que ha tomado impulso en el último año es el modelo ‘Buy Now, Pay Later’ (BNPL).

“[El BNPL] para una entidad grande con un montón de productos universales es muy marginal, por tanto, la atención que le puedes prestar es pequeña”, explicó un gerente de un banco universal que pidió el anonimato por no estar autorizado a declarar.

“Pero, luego, quizás no tengas el expertise tan vertical y profundo que hay que tener, por lo que una opción puede ser comprar una fintech con ese software para empezar a usarlo, y ver cómo lo integras. Así habrás ganado mucho tiempo en procesos de generación de ese producto”, agrega.

Esta tendencia de agregación seguirá fortaleciéndose, con entidades tradicionales apoyándose en soluciones que les permitan verse como más como un “neobanco”, sostiene Search de IFC.

La idea es aprender de la fintech que se está adquiriendo, desde la organización, generación de software, distribución de productos, hasta de la agilidad en la organización.

Y es que, finalmente, este proceso de rebundling genera un subproducto muy potente para las entidades financieras: nuevos datos transaccionales indispensables para desarrollar estrategias de banca predictiva.

Uber, compara Search, si bien no es un banco “está sentado sobre uno”, en un modelo de embedded finance que le permite ver y conocer las transacciones financieras en tiempo real y hacerlo sin fricciones. Esta es una fortaleza que le ha permitido diversificar su oferta y meterse en el negocio de ofrecer productos financieros muy bien adaptados a los usuarios y su vida.

“Uber conoce la demanda y el comportamiento del cliente. Un banco nunca puede mantenerse al día con esto”, señala.

“Si bien el banco está obteniendo una parte de los ingresos, porque son los que tienen el capital de préstamo o las cuentas, no pueden cubrir cada momento de un consumidor”, agrega.

El reto para los próximos años es revertir esto.

También te puede interesar: Entrevista: La banca debe ser el compañero invisible de sus clientes

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal?

Déja tus datos de contacto para recibir un informe especial sobre el sector de banca digital, fintech y pagos en América Latina cada lunes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

error: Por favor, respeta nuestro trabajo: La reproducción de nuestros contenidos está estrictamente prohibida.
Processing...
Thank you! Your subscription has been confirmed. You'll hear from us soon.
Únete a los líderes globales de tecnología financiera que leen iupana
ErrorHere