Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
escuchar_post
amenidad_post
carrera_liderazgo
recursos
web-story
opinion_post

El futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

noviembre 30, 2021

Para escalar, los pagos digitales deben ser tan fáciles como enviar un mensaje

Oct 21, 2021

Por Eyanir Chinea
pagos-digitales-para-escalar

El efectivo retrocede, pero todavía hay mucho espacio para que las instituciones financieras desplieguen soluciones intuitivas

 

Para realmente masificar los pagos digitales en Latinoamérica, primero será necesario simplificarlos, coincidieron expertos del sector el jueves.

El uso del efectivo ha retrocedido considerablemente, pero para cerrar la brecha, la región todavía tiene que enfocarse en construir ecosistemas integrales que conecten las transacciones de personas, negocios, instituciones y autoridades.

“Lo que hace falta son productos sencillos. Tan sencillos como mandar un mensaje”, consideró Miguel Díaz Díaz, director general de sistemas de pagos e infraestructuras de mercados de Banco de México (Banxico), durante su participación en una master class de iupana sobre el futuro de los medios de pago.

“Estamos en un momento en donde la penetración de los teléfonos inteligentes está marcando un cambio de paradigma. Podemos apalancar la utilización de esos teléfonos para dar servicios muy fáciles, para que la gente en el momento que los use quede enganchada”, reiteró.

Para ello, el funcionario plantea que los tomadores de decisiones del sector deben enfocarse en tres capas de desarrollo: primero, mejorando la infraestructura básica de redes por donde viajan los pagos, que debe ser muy potente y sólida; segundo, una capa regulatoria firme sobre las instituciones que prestan servicios, para generar confianza.

Y finalmente, establecer un piso parejo de condiciones para que sea muy sencillo integrarse al ecosistema, sin importar el tamaño del prestador de servicio, o si es banco o fintech.

Este tendido de redes y conexiones permitiría, por ejemplo, la dispersión de pagos a través de plataformas de mensajerías, como WhatsApp o Telegram. Hoy no se puede enviar un mensaje de una plataforma a otra, tampoco un pago. Pero si la infraestructura básica funcionara con una tecnología agnóstica y abierta, se podrían conectar diferentes aplicaciones, bancos e incluso sistemas operativos.

“Lo que queremos es que se puedan integrar todos”, agregó.

Ecosistema integrado de pagos

La región ha avanzado mucho en la emisión de productos de pago, como billeteras, destacó Daniel Aguilar, director comercial para Latinoamérica de Veritran. No obstante, en el uso diario se topa con un muro.

“La app móvil, la billetera, esa parte está medianamente solucionada (…) pero cuando salgo a la calle y con ese dinero virtual no puedo más que sacarlo de un cajero automático para volverlo otra vez físico, es ahí donde el ecosistema está fallando”, dijo.

“Hoy tenemos el reto de cómo poder usar los pagos digitales para que estos se conviertan en un medio de trueque (…) y en eso, hace parte el ecosistema, tanto para el comercio como para las personas; que sea natural, obvio, como lo es el efectivo”, agregó.

Aguilar destacó cifras de disminución de uso de efectivo de hasta 60% en Colombia o 50% en México, en gran parte por la pandemia. El desafío es seguir construyendo sobre esa tendencia.

Para eso recomienda a los bancos invertir en conocer mejor a sus usuarios, sean personas o pymes, porque al ser más asertivos en la oferta de productos, también agilizarán sus procesos internos, a través de la recopilación de datos y su procesamiento.

También destacó que la experiencia del usuario (UX) es primordial, pues los consumidores ya están acostumbrados a la facilidad del mundo digital.

“Lo que viene ahora es pagos biométricos, es algo en lo que estamos incursionando, y es una tendencia que se puede venir: usar el reconocimiento facial -que ya lo hacemos para el onboarding digital- para pagar”.

También te puede interesar: El negocio cripto del futuro apalancará pagos y crédito

Cambios en la competencia

La evolución de los pagos digitales también supone una invitación a las instituciones financieras a cambiar su paradigma sobre la competencia; incluso si eso implica reducir al mínimo las comisiones que cobran por los pagos.

Tradicionalmente los bancos han utilizado las comisiones para monetizar sus operaciones y cubrir costos, pero las empresas tecnológicas que ofrecen transacciones gratis han empezado a comerse parte de ese mercado. Además, el cobro por transacciones lastra la expansión de los pagos virtuales y, a su vez, limita el tamaño del mercado.

Las plataformas de pagos interoperables que están lanzando los bancos centrales como Pix en Brasil o Codi y SPEI en México, con costos iguales o cercanos a cero, también abren una puerta para que los bancos se integren y ofrezcan servicios gratis a sus clientes. Díaz adelantó que este año SPEI, el sistema de pagos instantáneos mexicano, procesará cerca de 2.000 millones de transacciones, un crecimiento cercano al 60%.

“Lo importante es utilizar la información que tiene el pago como una materia prima para producir servicios financieros más avanzados. Y si logramos que la industria lo vea así, vamos a lograr beneficios significativos no solo en términos de inclusión financiera sino también de ampliar el pie de negocios”, dijo Díaz, recordando que en México todavía el 90% de las transacciones se hacen en efectivo.

También te puede interesar: Pagos digitales en LatAm: Colaboración público-privado sostendrá mayor adopción

 

Vuelve a ver nuestra master class aquí:

Pagos Digitales: Miguel Díaz from iupana on Vimeo.

 

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal?

Déja tus datos de contacto para recibir un informe especial sobre el sector de banca digital, fintech y pagos en América Latina cada lunes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

error: Por favor, respeta nuestro trabajo: La reproducción de nuestros contenidos está estrictamente prohibida.