Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
escuchar_post
amenidad_post
carrera_liderazgo
recursos
web-story
opinion_post

El futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

septiembre 20, 2021

Competencia entre Bancos y Fintechs en Argentina: A la caza de los clientes

Ago 16, 2021

Por Fabiola Seminario
fintechs-en-argentina
La feroz competencia entre bancos y fintechs en Argentina se hizo evidente con la entrada en vigencia de un nuevo tributo a los wallets

 

En Argentina la batalla entre fintechs y bancos se libra por la captación de clientes.

La reciente entrada en vigencia de un tributo que pecha las transacciones de billeteras electrónicas de empresas agitó el avispero y puso en relevancia el verdadero nivel de la competencia del sector, en un contexto de grandes fintechs, bancos con influencia en la industria y una treintena de startups que se pelean la torta de las finanzas locales.

Mientras que en el resto de la región los actores del mercado financiero destacan la importancia de las alianzas entre incumbentes y nuevos jugadores protagonizadas por simbiosis como la de la colombiana Rappi con varios bancos, en Argentina la línea entre colaboración y rivalidad parece ser más delgada.

“La realidad es que hay una guerra, y te diría que hasta declarada, con las grandes fintech”, admite Luciana Della Croce, directora digital del Grupo Petersen, un conglomerado argentino de empresas que incluye cuatro bancos.

“Los bancos y las fintech terminan trabajando de una forma colaborativa en donde cada quien está muy bien posicionado en su nicho. Por ejemplo, una fintech o una empresa tecnológica que venda soluciones a los bancos para acelerar su transformación; pero que no tenga los intereses de quedarse con los clientes de los bancos. Cuando termina habiendo un conflicto de interés, claramente no pueden trabajar en un sistema colaborativo”, sentencia la estratega.

Las fintechs recibieron con críticas la alícuota a las transferencias entrantes o salientes de los wallets corporativos alegando que, al encarecer las operaciones, desalienta el uso de medios digitales, empujando aún más las transacciones en efectivo o mediante banca tradicional.

A su vez, los bancos sostienen que la competencia entre sectores tiende a ser desleal, porque el país no ha regulado su espacio fintech con las mismas reglas que a la banca tradicional. Por eso, esta medida iguala el terreno, pues ellos ya tenían que pagar el conocido como “impuesto al cheque”.

“Aún persisten algunas asimetrías impositivas y regulatorias, que favorecen a los prestadores de servicios financieros sin licencia bancaria”, dijo vía e-mail Pablo Moauro, economista jefe de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA).

“Las regulaciones sobre los bancos son mucho más exigentes que sobre las fintech, que gozan de mayor libertad y menores obligaciones en su operatoria”, asegura.

La competencia queda en mayor evidencia entre los bancos y las tecnológicas de gran tamaño, como la billetera Ualá o el gigante Mercado Libre. Argentina tiene uno de los ecosistemas de wallets más nutridos de Latinoamérica, liderado por el unicornio que a través de su brazo fintech, Mercado Pago, acumuló un volumen de pagos durante el segundo trimestre del año de 17.500 millones de dólares, un 53% más que el mismo período anterior.

La industria bancaria ha contestado a esta expansión con movimientos reactivos, como la solución de pagos digitales bancarios MODO, donde convergen unas 30 instituciones.

Della Croce explica que antes de alcanzar su tamaño, los bancos y Mercado Libre trabajaron en un esquema colaborativo, para ofrecer a la plataforma e-commerce medios de financiación.

“Cuando Mercado Libre dijo: ¿hey, si los bancos dan crédito por qué no puedo dar crédito yo? ¿Por qué no puedo dar inversiones, ofrecer fondos comunes de inversión? Y ahora, está yendo por cripto, entonces, cuando cruzó esa barrera, los bancos dijeron: hey, finalmente vos querés también ser un banco, entonces no te voy a dar financiación”.

También te puede interesar: Billeteras digitales en Argentina: ¿Qué desafíos podrían cortar su despliegue?

Reglas claras

En esta misma línea, desde Let’sBit, exchange de criptomonedas, concuerdan al mencionar que, si bien los bancos “se sienten atacados” ante la pérdida de clientes y fondos de mano de las fintech, su poder de influencia dentro de la industria y sus reguladores todavía es importante.

“[Los bancos tienen más influencia en el Estado que las fintech], estoy de acuerdo. ADEBA tiene una influencia muy grande”, comenta Camilo Cristia, CEO de la plataforma.

“Pero las fintech ya han llegado a cierto nivel que no es algo menor la posibilidad de lobby que también pueden hacer», agrega.

El CEO reconoce que ciertamente existía una disparidad impositiva para una empresa al usar una fintech en lugar de una opción tradicional, y que el cambio de la normativa claramente desaparece esta ventaja para las financieras tecnológicas.

Pese a ello, estima que esta uniformidad tributaria no perjudicará el escalamiento e impacto de la industria frente a los tradicionales.

«Aunque este ´beneficio´ está perdido, siento que los fundamentos de la operatoria de las fintech frente a las opciones tradicionales siguen estando. Pienso que no preocupa tanto y es algo que se esperaba que ocurra”, sostiene.

Desde el Grupo Petersen también consideran que el vacío legal en las fintech promueve “una economía más informal”, de acuerdo con Della Croce, porque al pagar menos impuestos o no tener tantos controles, las transacciones se hacen más atractivas en este sector que en bancario, con lo cual el Estado termina recaudando menos.

También te puede interesar: Billeteras digitales enfrentan desafío de inclusión financiera

Sin embargo, la gerente coincide al decir que las regulaciones no sirven de nada a la hora de nivelar la cancha si las instituciones financieras, nuevas o tradicionales, no invierten en experiencia de usuario, velocidad e innovación.

“Poniendo las mismas reglas no estás desincentivando a las fintechs. Creo que hoy hay que competir en el mercado por valor agregado”, resuelve Della Croce.

Los entrevistados también estuvieron de acuerdo en que, si se aborda expresamente el tema de los gravámenes, el usuario final terminará asumiendo más impuestos, lo cual castigaría la actividad económica.

Por su lado, para el abogado tributista argentino, Marcos Zocaro, la regulación también estaría desalentando la bancarización en todas las operaciones en comercios.

Con la nueva presión fiscal sobre las operaciones bancarizadas, y ahora también digitales, Zocaro proyecta que muchos comerciantes, en vez de aceptar pagos electrónicos o digitales, apostarán por el efectivo, o sumarán recargos al pago con códigos QR, que a la larga se terminan trasladando al usuario.

“Es un impuesto distorsivo desde el punto de vista económico, desincentiva las operaciones bancarizadas y debería ser eliminado. No solo en las billeteras, sino en general”.

“Se sabe que hay competencia entre la banca tradicional y las fintech, y como las fintech que no estaban sufriendo este impuesto, ahora lo van a sufrir también. Se perjudican todos”, sentencia.

También te puede interesar: Pix planea una ambiciosa expansión en Brasil tras su enorme crecimiento

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal?

Déja tus datos de contacto para recibir un informe especial sobre el sector de banca digital, fintech y pagos en América Latina cada lunes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

error: Alert: Content is protected !!