Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
escuchar_post
amenidad_post
carrera_liderazgo
recursos
web-story
opinion_post

El futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

noviembre 27, 2021

Perú: Entre la interoperabilidad financiera y los retos de diálogo

Mar 15, 2021

Por Fabiola Seminario
Perú interoperabilidad
La Cámara de Compensación Electrónica en Perú plantea la interoperabilidad de todo el ecosistema financiero, pero prevé que la interacción entre bancos es compleja

 

La Cámara de Compensación Electrónica del Perú (CCE) tiene en la mira la interoperabilidad entre bancos, cajas y fintechs a partir del 2022, una meta ambiciosa –y una que podría agilizar el sistema financiero local.

Perú está en la búsqueda de desarrollar un sistema financiero interoperable entre bancos, cajas y fintechs, una propuesta que espera concretar una vez que se culmine de modernizar la infraestructura local de pagos electrónicos a inicios del 2022.

Aunque la iniciativa de la CCE -empresa privada y supervisada por el Banco Central de Reserva del Perú- está pendiente desde hace algunos años, el menor uso de efectivo, la aparición de nuevas billeteras en el mercado, y el crecimiento en el volumen de transferencias en el último año, han despertado otra vez el interés de interconectar a la industria.

Solo en enero de 2021, el volumen de transferencias inmediatas se quintuplicó frente a las transacciones de enero 2020, pasando de 580 mil a más de 2.8 millones de transferencias en un mes, de acuerdo con la CCE. Es así que, a fin de preservar el avance de uso de los canales digitales, la Cámara vuelve a abrir el tema, esta vez clarificando los retos que acompañarán el desarrollo.

“Un sistema que funciona con islas, que no se conectan unas con otras, definitivamente no es saludable”, explica a iupana Diego Rojas, gerente de innovación de la CCE.

“Vamos a empujar [el proyecto de interoperabilidad] con muchas ganas porque son cosas que valora mucho el cliente del sistema financiero, y que necesita”, agrega.

Rojas detalla que el objetivo es también colocar a la Cámara de Compensación como eje central en el sistema financiero peruano, con el fin de permitir la conexión entre todo tipo de actores y para todo tipo de funciones, como en el caso de las billeteras digitales.

A la fecha, si bien algunas wallets presentan intercambio de información con otras entidades financieras, la interoperabilidad no es total.

Un ejemplo de ello es Yape del Banco de Crédito del Perú (BCP). La billetera con el mayor número de descargas en el país -más de 5 millones- opera solo con Mibanco, Caja Cusco, Caja Piura y Banco de la Nación.

También está BIM, una billetera colaborativa de varias instituciones financieras que salió al mercado en el 2016, con el objetivo ser un producto único e interoperable, y hoy cuenta con 1 millón 300 mil usuarios.

 

Fricciones de diálogo

Como parte de los retos a los que se enfrentará la iniciativa de la CCE es abrir un diálogo y llegar a un entendimiento general respecto a esta necesidad del mercado.

“Si fuera sencillo que las billeteras que existen en el mercado conversen una con otra, ya lo harían. Hay un cierto grado de complejidad en hacer que estas billeteras puedan hablar una con otra, y eso es algo que en la CCE queremos desarrollar”, sostiene Rojas.

“Hacer que todos conversen es muy retador. La idea es intentarlo, por lo menos”, agrega.

Para ello, explica, los actores del sistema financiero deberán mostrar “voluntad” para desarrollar esta integración y construir puentes que hoy no existen en el sector.

Hace poco, por ejemplo, en Argentina se lanzó al mercado MODO, una iniciativa conocida como la ‘billetera de los bancos’ que agrupa a las principales instituciones financieras y bancarias del país en un producto que se gestó a partir de una iniciativa de colaboración del sector.

También te puede interesar: Exclusivo: BID plantea sandbox regional ante auge de innovación en Latam y el Caribe

En esa misma línea, Mario Cruz, cofundador y CEO de Kontigo, billetera digital peruana, coincide al decir que la interacción entre entidades financieras es una de las “barreras” que deben romper a fin de agilizar los servicios financieros.

“Es muy complicado que se pongan de acuerdo los grandes bancos, si no ya se hubieran unido Yape y PLIN hace rato, sacando todo el tema de los intereses que tienen”, opina Cruz, a la vez que menciona que la complejidad podría solucionarse si la decisión de interoperar se desarrolla desde una óptica gubernamental.

En contraparte, desde la solución de PLIN, una funcionalidad de transferencias inmediatas que agrupa al BBVA, Interbank, BanBif, Scotiabank, y Caja Arequipa, declaran que, si bien la interoperabilidad es clave para la industria, la dificultad radica en que las entidades están asociadas a diferentes procesadores internacionales de pago, quienes marcan la hoja de ruta de interconexión.

“Toda transacción digital va por estas carreteras. Tenemos varios rieles en la industria -digamos el riel de Visa, Mastercard, la CCE-, y son medios para que la transacción se ejecute, esto ayuda a que la interoperabilidad sea posible”, comenta José Terrones, Senior Product Owner en Scotiabank.

“Para que la experiencia sea simple y segura para todos, es importante que haya un directorio de alias que proteja la información de nuestros clientes y que además permita que esa transacción se pueda realizar en tiempo real”, agrega.

 

Migración y transferencias, primero

Hace tres años, la CCE firmó un contrato con Vocalink, compañía de Mastercard de infraestructura de pagos, con el objetivo de desarrollar un nuevo servicio integrado que procese pagos electrónicos en tiempo real.

La empresa emplea el estándar de mensajería ISO 20022, un modelo para el intercambio electrónico de datos entre instituciones financieras que también es empleado en el Reino Unido, Estados Unidos, Singapur, y ahora Perú.

Pero la adopción de este estándar ha sido, en opinión de Rojas de CCE, un “proceso traumático” para las entidades financieras peruanas, debido a que los grados de madurez tecnológica varían de entidad a entidad.

“ISO 20022 es un estándar que de por sí trae bastante complejidad de datos, y la manera en la que la Solución de Pagos Inmediatos de Vocalink (IPS) desarrolla este estándar es particularmente complicada de implementar”, explica Rojas.

También te puede interesar: Las wealthtech enfrentan retos de regulación y educación para crecer

Es así que, para simplificar la transición, la CCE adoptó hace poco la Plataforma de Pagos Empresariales, servicio de Mastercard y ACI, un proveedor global de software y soluciones de pago digitales en tiempo real.

Este agente intermediario combinará su acceso a pagos y tecnología de transmisión de mensajes en tiempo real con el sistema de IPS Vocalink.

Por lo pronto, la entidad peruana está migrando las transferencias diferidas al sistema de Vocalink. El siguiente paso, anunció, será migrar las inmediatas, una acción proyectada para fines de este año.

“Probablemente haya bancos que, en un tiempo más reducido que otros, tengan la capacidad de conectarse a este sistema central, pero lo que queremos es que la cancha esté equilibrada para todos”, agrega.

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal? Haz clic aquí para hacerlo. Cada lunes te enviaremos un informe especial sobre el sector fintech en América Latina. También puedes seguirnos por LinkedIn y Facebook.

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal?

Déja tus datos de contacto para recibir un informe especial sobre el sector de banca digital, fintech y pagos en América Latina cada lunes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

error: Por favor, respeta nuestro trabajo: La reproducción de nuestros contenidos está estrictamente prohibida.