Descubre el futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

Inversiones fintech LatAm: Mientras las condiciones se endurecen, llega la hora de los resultados

Jun 13, 2022

Por Antony Pinedo

Fintechs pequeñas tendrán dificultades para captar capital y las grandes deberán cumplir objetivos palpables, dicen inversores grandes y pequeños como Softbank y Magma Partners

En un contexto cada vez más austero para la economía global, el capital seguirá encareciéndose para las fintechs latinoamericanas en etapa temprana, mientras que las que están en fases más maduras deberán apresurar su producción y probar su rentabilidad, con el fin de mantener caja y lograr captar la atención de inversores cada vez más selectivos.

Haciendo el recuento de mitad de año, queda claro que el récord de inversiones recolectado por la región en los últimos años no se repetirá. Para sumarle presión a la industria, muchos temen que en 2023 el financiamiento se restrinja aún más.

Y aunque fondos de diferentes tamaños reconocen que hay espacios para seguir colocando recursos estratégicamente, recomiendan prepararse para un futuro muchos más complejo.

“Las inversiones de 2019 a 2021 fueron muy grandes, y en 2022, a pesar de tener capital disponible, no es razonable pensar que tendremos una explosión de nuevas inversiones”, asegura a iupana Eduardo Vieira, líder de marketing y comunicaciones de SoftBank Latin America Fund, el coloso detrás de unicornios como Creditas o Kavak. Este último despidió a un centenar de trabajadores la semana pasada en Brasil dando síntomas de dificultades.

“Esto se debe en gran parte a la curva de madurez del ecosistema de startups de la región. En los últimos dos años ellas recibieron muchos recursos y crecieron rápidamente. Es natural que ahora haya un ciclo en el que se aplicarán estos recursos, centrándose más en la gestión, la búsqueda de talento, la mejora de sus productos y servicios, la rentabilidad, los controles internos, el corporate governance”, agrega Vieira.

La financiación con capital de riesgo a nivel global sufrirá una reducción de 19% durante el segundo trimestre, en comparación al mismo período del año pasado, según estimaciones de CB Insights. Las IPOs también caerán 34%, mientras que la creación de unicornios se estancó a la mitad.

El Banco Mundial dijo la semana pasada que la economía global está “en peligro”. La causa es el costo de la invasión de Rusia a Ucrania, que ha interrumpido cadenas de suministro, elevado la inflación y llevado a los bancos centrales a elevar sus tasas de interés, intentando parar los precios de combustibles y alimentos. Esto ha incidido directamente en la valoración de las empresas de tecnología financiera en los mercados internacionales, preocupando a los inversores.

Las acciones del neobanco brasileño Nubank retrocedieron casi 70% hasta junio de este año, desde su mayor cotización en diciembre de 2021, cuando debutó en la bolsa estadounidense de Nasdaq.

También te puede interesar: Buenas Fuentes: Inversiones (más) lentas, pero seguras 

Inversores más selectivos

En casa, hasta ahora las fintechs se habían salvaguardado porque por lo general atienden necesidades de mercado reales y en demanda, como inclusión financiera en ahorro o créditos. Pero los tomadores de decisiones deberán empezar a pensar mejor dónde colocan sus recursos, sino lo han hecho hasta ahora.

“Ante el panorama de mercado, hemos estado aconsejando a todas las compañías del portafolio que cuiden su caja y que se preparen para adversidades que antes no se habían enfrentado en el levantamiento de capital”, dice a iupana Laura Martínez, analista de inversión de Magma Partners, que tiene en su portafolio a las fintechs Truora y albo.

«Queremos ver compañías que se ajusten a la nueva realidad de mercado de manera eficiente, cuidando sus unit economics y caja en el mediano plazo, hasta 24 meses para etapas más avanzadas», agrega.

Esta recomendación se suma a las advertencias de la aceleradora Y-Combinator, que recomendó a sus founders «planificar para lo peor”. Y, como reportamos previamente, se espera que la ola de despidos, que en las últimas semanas protagonizaron la plataforma cripto Buenbit o la fintech inmobiliaria Quinto Andar, avance.

“El momento global inspira cautela, pero, por otro lado, América Latina es una región que demanda inversiones estructurales, pues aún queda mucho por construir”, agrega Vieira de SoftBank.

A pesar de la crisis, la fintech chilena Xepelin levantó US$ 111 millones en mayo en una serie B, liderada por Avenir y Kaszek, para seguir fondeando su plataforma de pagos y administración de flujos de caja para empresas.

“En escenarios de inflación y económicos actuales, nuestro servicio de hecho es aún más necesitado”, dice Sebastián Kreis, cofundador y CEO de Xepelin, agregando que sus productos son útiles para que las pymes puedan organizar sus indicadores financieros en momentos coyunturales.

El directivo explica que muchos inversionistas que participaron en sus rondas previas “hicieron double down” en la serie B. Sin embargo, reconoce que los planes de abrir un tercer mercado, tras Chile y México, podrían ser aplazados hasta tener una visión más clara del momento.

También te puede interesar: La inclusión financiera va a toda marcha en Perú con la primera cuenta digital del Banco de la Nación

Panorama de inversión se complica hacia 2023

De hecho, la inversión en fintech de América Latina durante el primer trimestre de este año apenas alcanza el 11% del total recaudado en 2021.

“Lo que vamos a ver es una selección mayor en las inversiones. Y segundo […] muchos fondos irán a compañías ya con un cierto volumen, cierto tamaño, porque te aseguras que esa compañía va a ser más resistente a la crisis, que las más pequeñas”, analiza Rodrigo García, CEO y fundador de Finnovating, una plataforma que conecta a inversores con startups.

No obstante, para García la potencial crisis de inversión realmente empezará en 2023, cuando las firmas de venture capital tengan que levantar y planificar nuevos fondos, pues para este año las empresas ya tienen capital disponible y deben usarlo.

“Los fondos tienen dinero, con lo cual, en el peor de los casos, algunos inversores se quedarán para follow-ups de sus propias rondas. Es que, la gran mayoría tiene que invertir”, apunta.

Aunque las rondas este año han sido más pequeñas, y no hemos presenciado mega rondas cercanas a US$ 400 millones, todavía hay empresas levantando capital. La semana pasada la mexicana Klar levantó US$ 90 millones y la ecuatoriana Kushki -en el portafolio de Magma Partners y SoftBank- alcanzó estatus de unicornio.

Eso no resta que los inversores serán mucho más cautelosos sobre dónde colocarán sus recursos y cómo esperan recibir sus retornos.

“El costo de capital para todos ha aumentado. Antes había una percepción de generar crecimiento a cualquier costo, ahora se trata de entender cómo hacer dinero y generar un crecimiento sostenible”, concluye Martínez de Magma Partners.

Para profundizar en este tema, hemos reunido un panel de inversionistas top para conversar sobre el clima de inversiones de aquí en adelante. No te lo pierdas.

Sigue las tendencia de la banca digital, pagos y fintech de LatAm

Únete a los líderes mundiales en tecnología financiera que leen los informes de iupana

Compartir

error: Por favor, respeta nuestro trabajo: La reproducción de nuestros contenidos está estrictamente prohibida.