Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
escuchar_post
amenidad_post
carrera_liderazgo
recursos
web-story
opinion_post

El futuro de las finanzas en América Latina y el Caribe

diciembre 06, 2021

Bancos y fintechs van de compras para competir en un mercado cada vez más caliente

Oct 11, 2021

Por Fabiola Seminario
banco-y-fintechs-van-de-compras

La tendencia de compras y fusiones en bancos y fintech está ganando fuerza en América Latina

 

El mercado fintech de Latinoamérica está cada vez más en demanda, motivando no solo que fondos globales inviertan billones de dólares, sino también provocando una ola de adquisiciones estratégicas en la industria.

De hecho, las adquisiciones y fusiones en el sector de bancos y fintechs en América Latina han llegado a un nivel sin precedentes. En suma, el fenómeno cuenta al menos unas 30 compras en lo que va de año, solo entre startups, según un conteo de iupana.

Destacan casos como el de Nubank, que solamente en septiembre anunció la compra de la plataforma de pagos instantáneos Spin-Pay, una parte minoritaria en Creditas y una sociedad financiera que le permitirá captar ahorros en México.

También el del unicornio brasileño Creditas, que inició el año con la compra de la plataforma hipotecaria Bcredi, luego adquirió una plataforma de venta de vehículos usados llamada Volanty en julio y ese mismo mes compró también Minuto Seguros, la aseguradora digital más grande de Brasil; asegurándose el control de varios eslabones de la cadena en ese nicho.

Para los bancos y las fintechs, una adquisición puede impulsar crecimiento, abrir ventajas complejas de construir – o simplemente ayudar a asegurar el futuro.

“Más que un camino para ganar más dinero es una forma de sobrevivir en el mercado”, dice Nathan Yoles, jefe de ventas y asociaciones del banco digital brasileño BS2, desde Sao Paulo.

Innovar, o adquirir

Por un lado, los bancos se enfrentan a la tarea de innovar y mantenerse vigentes en un mercado donde lo digital y la personalización marcan el paso. En la otra acera, las fintech si bien generan disrupción tienen en los monoproductos y la carga regulatoria batallas que aún deben superar.

Por ende, ambos sectores están evaluando sus opciones de compra, en una ola que apenas inicia.

“Lo llamaría construir la huella regional correcta. Si una empresa que tuvo mucho éxito en un mercado luego comienza a comprar las empresas más pequeñas y exitosas en otros países para construirla”, explica a iupana Leila Search, profesional de inversión fintech y sector financiero en International Finance Corporation (IFC), fondo global del Banco Mundial, desde Washington.

“Tienes alrededor de 700 fintech en Brasil, otras 500 en México, 200 en Colombia y solo algunas podrán sobrevivir, ¿verdad? Hay tantas que van a llegar a una escala de IPO (oferta pública de acciones) en el mismo tipo de categoría, que veremos mucha más consolidación”, agrega.

De VC, a M&A

Para ello, las fintechs están abriendo sus billeteras provenientes del venture capital que está llegando a América latina en volúmenes sin precedentes, mientras los bancos evalúan sus opciones para integrar nuevos servicios rápidamente.

El sector fintech levantó unos US$ 7.599 millones en la primera mitad del año, marcando un récord histórico para la región. Solo en el segundo trimestre de 2021 las inversiones se multiplicaron 12 veces con respecto al mismo periodo anterior, según datos de Latam Fintech Hub.

“Hace unos años, las instituciones financieras querían hacer pilotos con startups para probar, pero la implementación les fue muy complicada. Pero mientras pensaban en otras estrategias como sandbox o hubs, las fintech les ganaron el paso”, relata Daniel Cossío, líder regional de Latinoamérica en Village Capital, una firma de capital de riesgo en Ciudad de México.

De acuerdo con Cossío, las compras de los bancos responden a una necesidad de innovación urgente, porque no todas las instituciones están embarcadas en procesos de transformación por cuenta propia, lo que las deja optando por las adquisiciones para “alcanzar a quienes están con los procesos más innovadores, porque ya no les queda mucho tiempo.”

También te puede interesar: Ebanx apunta hacia pagos locales y adquisiciones con nuevo capital

Adquisiciones fintech, para enfrentar retos grandes

Se espera que el resultado de todo este movimiento sea un ecosistema financiero con mayor inclinación digital y con instituciones más robustas, incluso si nacieron para llenar huecos específicos en la oferta.

“Los bancos tienen un desafío más grande que alterar en comparación con las fintech. Por tanto, es natural que los bancos sigan comprando empresas que puedan brindar al mercado una mejor experiencia de usuario en múltiples formatos de operaciones y automatizaciones”, apunta a iupana Yoles, del banco digital brasileño BS2.

La institución compró recientemente a la fintech de créditos para pymes Weel, para integrar sus datos y activos tecnológicos y agrandar su propuesta de valor con productos de crédito digital.

Y para muchas entidades financieras tradicionales el proceso para agregar nuevos servicios es incluso más complejo que para las nativas digitales, por lo que una vía para mitigar la ralentización es a través de acuerdos con jugadores que permitan dinamizar el negocio.

“Estas prácticas son las que una entidad podría hacer para conseguir resultados que en un día a día orgánico es complejo de alcanzar, o al menos con la rapidez en la que nos gustaría conseguirlo”, reconoce un directivo de un banco global que prefirió el anonimato por no estar autorizado para hablar.

Comprar, en vez de construir

En un ejemplo, el Banco de Crédito e Inversiones de Chile (BCi) compró en junio Pago Fácil a fin de reforzar su propia plataforma de pagos y su capacidad de integrarse a miles de comercios, así como desarrollar capacidades de e-commerce.

En el caso inverso, precisamente el mismo mes, Credijusto adquirió una institución financiera tradicional: Banco Finterra, una entidad enfocada en el nicho agrícola. Solo dos meses antes ya había comprado Visor, plataforma de análisis dinámico de riesgo.

De entrada, las principales ventajas que Finterra ha entregado a la fintech mexicana son la obtención de una cartera de crédito duplicada, reducción del costo de fondeo, acceso directo a una infraestructura global bancaria y la credibilidad de una entidad.

“La idea es ser un banco universal para las pymes, para que puedan acceder a cualquier producto y servicio, y nosotros tengamos la capacidad de ofrecerlo”, explica Ricardo Rodríguez, vicepresidente de relaciones con inversores de Credijusto, desde Ciudad de México.

En suma, hay un apetito mayor por comprar que por construir.

Los expertos esperan ver mayores negociaciones en los próximos meses es empresas de manejo de inversiones o wealthtech, que apenas despegan. También en seguros, por ser un mercado con mucho terreno para explorar en la región.

En esta línea, la insurtech chilena Betterfly compró el mes pasado seis startups para acelerar su escala en la región.

Por el lado bancario, las soluciones que faciliten el onboarding digital también serán bien recibidas, sobre todo por la necesidad de captar clientes por medios alternativos.

“Hay una motivación por reagrupar servicios financieros”, concluye Search.

También te puede interesar: Así avanzan las regulaciones fintech en América Latina

¿Estas suscrito a nuestro boletín semanal?

Déja tus datos de contacto para recibir un informe especial sobre el sector de banca digital, fintech y pagos en América Latina cada lunes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

error: Por favor, respeta nuestro trabajo: La reproducción de nuestros contenidos está estrictamente prohibida.
Processing...
Thank you! Your subscription has been confirmed. You'll hear from us soon.
Únete a los líderes globales de tecnología financiera que leen iupana
ErrorHere