25 febrero, 2019
Las fintechs mexicanas se preparan para pedir licencias en el último minuto

Las compañías de tecnología financiera están avanzando con los requerimientos para ser autorizadas bajo la Ley Fintech mexicana, pero esperarán a que sea estrictamente necesario para aplicar, dice la asociación de esta industria

Imagen
Por: Katie Llanos-Small

 

Las fintechs mexicanas esperarán hasta el último momento para mandar sus aplicaciones para operar bajo la nueva Ley Fintech porque no hay necesidad de actuar antes, dijo el gerente general de la asociación de esta industria en el país.

“Ese es el consejo legal. No hay necesidad de hacerlo antes,” le dijo a iupana Eduardo Guraieb, gerente general de la Asociación de Fintech en México.

Los arreglos transicionales bajo la Ley Fintech mexicana de 2019 le dan a las empresas hasta septiembre para aplicar por el estatus legal de institución de tecnología financiera (ITF).

De igual manera, muchos han avanzado ya con sus aplicaciones, dice Guraieb. Eso incluye hablar y hasta compartir documentos con el regulador, preparándose para la aplicación formal.

Los comentarios vienen después de que iupana reportara que ninguna compañía había aplicado para obtener esta autorización todavía, en el marco de la Ley Fintech de México.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) identificó alrededor de 120 fintechs que ya estaban operando cuando la Ley fue aprobada y que van a necesitar una licencia para mantenerse operando. La asociación estima que el número será menor, alrededor de 90 – 95, dijo Guraieb. De esos, Guraieb estima que sólo 60 o 70 fintechs van a obtener la autorización.

“La mayoría harán el intento, pero algunos no lo van a lograr.”

‘Avalancha de requisitos’

Pedir la autorización es un proceso complicado, que incluye múltiples pasos y documentos.

“A las fintechs, les ha caído una avalancha de requisitos para los que no estaban preparadas,” dice Carlos Orta, socio líder de riesgo regulatorio en Deloitte.

Las fintechs más grandes no tendrán problema obedeciendo, dijo. “Pero las que son muy pequeñas, que tienen recursos escasos, que no pueden dedicar el tiempo, es posible que no lo logren a tiempo.”

No está claro cuán severa será la represalia de la CNBV a las compañías que no manden su aplicación a tiempo. El regulador podría obligarlas a dejar de operar o extender el período de transición.

Otra opción para las fintechs que tengan dificultades para introducir sus documentos a tiempo podría ser “banca como servicio”.

“Las fintechs podrían hacer una alianza con una entidad ya establecida que tiene una licencia para operar,” sugiere Orta. “De ser así, tendrían que ser muy cuidadosos con los contratos.”

Estos arreglos con instituciones establecidas quizás sean sólo a corto plazo, por los elevados costos de estos servicios.

A pesar del complicado proceso de las fintechs para obtener permiso bajo esta nueva ley, Orta, quien gerenció las políticas regulatorias de la CNBV hasta hace poco, defendió su rigurosidad.

“Para operar con recursos de terceros, es importante que haya un estándar alto.”

También te puede interesar: UX podría ralentizar el sistema de pagos mexicano CoDi

Suscríbete al Boletín
Nuestro boletín gratuito te ofrece noticias y análisis de tecnología aplicada al sector financiero y bancario de América Latina cada lunes. Ejecutivos de los bancos y empresas de tecnología más grandes de la región ya lo reciben. Deja tus datos de contacto aquí para suscribirte
Español English Português

Encuesta