24 abril, 2018
¿Cómo será el dinero del futuro?

OPINIÓN: La interoperabilidad será fundamental para todos los actores, asevera el responsable del proyecto de dinero electrónico en Ecuador

Imagen
Por: Fausto Valencia

 

Hasta hace algunos años hablar de dinero electrónico, era algo más cercano a la ciencia ficción; sin embargo hoy es un tema de actualidad y de uso común para gran parte de la población.

Los seres humanos estamos más conectados que nunca. Por ejemplo, las proyecciones presentadas por el GSMA, afirman que para el año 2020 alrededor de 80% de la población de América Latina contará con una línea de telefonía móvil, es decir la mayoría de los adultos de la región estaremos conectados y tendremos acceso a datos móviles (4G), incluso empezaremos a usar la tecnología 5G o Internet de las Cosas.

Se espera que en tres años el parque de teléfonos inteligentes en América Latina supere 70% del total de dispositivos, permitiendo a gran parte de la población acceder a miles de aplicaciones, así como a las diferentes redes sociales existentes, generando un mayor impacto en las decisiones de las personas, tanto de manera individual como colectiva.

Actualmente en la mayoría de países del mundo y particularmente en Latinoamérica, los pagos móviles ya son utilizados por una parte importante de la población. Han revolucionado la forma de enviar y recibir dinero entre las personas, especialmente aquellas no bancarizadas y de escasos recursos; pero además está influyendo positivamente en la mejora de la eficiencia y productividad de todos los actores económicos, permitiendo realizar pagos con dinero electrónico con seguridad y facilidad, reemplazando a los medios tradicionales (billetes, monedas e incluso a las tarjetas).

Es muy interesante ver como la Era Digital Móvil está rompiendo los paradigmas del desarrollo. Sin importar su condición socioeconómica, los niños y jóvenes tienen habilidades innatas para el uso de los dispositivos móviles y sus aplicaciones; esta adaptabilidad permitirá en pocos años que los servicios de pago móviles y el dinero electrónico sean de uso común y desplacen al dinero físico, generando un impacto en la economía y sus actores, entre los cuales podemos considerar grandes cambios en el funcionamiento del sistema financiero, impulso al gobierno electrónico, crecimiento del comercio electrónico, etc.

Hemos visto como en apenas 30 años hemos pasado de manejar exclusivamente dinero físico, a convivir en la actualidad con diversas formas de dinero: papel moneda, plástico, electrónico y criptográfico.

 

Colaboración para el éxito

En esta evolución, la interoperabilidad será fundamental para todos los actores: “Si quieres ser exitoso tienes que ser colaborativo,” es decir conectarse a la mayor cantidad de actores y sumar adeptos, “mientras más conexiones tenga, más aceptabilidad y valor tendrá el medio de pago”.

Es clave que los grandes actores de la economía, incluido el Estado, se adapten pronto a la nueva realidad, para que el desarrollo sea lo más armónico posible, de lo contrario surgirán caminos alternos, como es el caso actual de las monedas criptográficas. Existen más de 200 cripto monedas que cotizan en mercados alternos a los tradicionales, y lo increíble es que uno de los principales atractivos que muchas ofrecen es que operan fuera de las regulaciones y organismos de control, generando en la actualidad un gran debate que ha llevado a los gobiernos e incluso a organismos internacionales a preguntarse sobre cómo regularlas sin afectar la innovación, la libertad de elección y el progreso.

Parece que el eslabón que permitirá la evolución definitiva del dinero electrónico es la tecnología “blockchain”; la cual presenta muchas ventajas, entre las más importante a mí criterio: la transparencia y la lógica colaborativa.

El dinero electrónico y los pagos móviles llegaron para quedarse y evolucionar y traen consigo muchas oportunidades y retos.

¿ Estás listo para el cambio?

 

 
Fausto Valencia, Innovafics

Fausto Valencia, Innovafics

Fausto Valencia es director de Innovafics. Es profesor universitario, investigador en temas relacionadas a dinero electrónico, banca móvil, blockchain, inclusión financiera, innovación  y desarrollo, y consultor de instituciones privadas y públicas en Latinoamérica. En el año 2014 fue el responsable del proyecto de dinero electrónico en Ecuador. Tiene Master en Economía Aplicada en la Universidad Pompeu Fabra (España), MBA en la Universidad Adolfo Ibañez (USA-Chile), y Postgrado Desarrollo del Capital Humano (Pompeu Fabra). 

Suscríbete al Boletín
Nuestro boletín gratuito te ofrece noticias y análisis de tecnología aplicada al sector financiero y bancario de América Latina cada lunes. Ejecutivos de los bancos y empresas de tecnología más grandes de la región ya lo reciben. Deja tus datos de contacto aquí para subscribirte
Test